gt.acetonemagazine.org
Nuevas recetas

Los camareros duermen más que la mayoría de los estadounidenses

Los camareros duermen más que la mayoría de los estadounidenses



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Según un nuevo estudio, duermen un par de minutos más que el resto de nosotros.

Fotos de Thinkstock

Barman

Debe ser debido a las horas de inicio tardías y la proximidad a la bebida, pero las investigaciones muestran que los camareros son algunos de los individuos más descansados ​​de Estados Unidos.

Cadena de colchón Sleepy's investigadores contratados recientemente para hacer cálculos Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud. Mientras que los asistentes de salud en el hogar y los abogados duermen menos en promedio (6 horas y 57 minutos y 7 horas, respectivamente), los leñadores, los peluqueros, los representantes de ventas y los camareros duermen la mayor cantidad de horas.

Los camareros, al parecer, suelen dormir 7 horas y 14 minutos en promedio, solo 17 minutos más que los asistentes de salud en el hogar. Y aunque es posible que no parezcan grandes diferencias en absoluto, no es sorprendente que los chefs no hacen el corte.


Un bar para camareros que está cambiando la forma en que One Country bebe

Damir Miladin, presidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, describe la era de los cócteles que reinó durante mucho tiempo en su país de manera sucinta: "negro o amarillo", como en Rum & amp Coke o Scotch & amp Soda.

Había razones de peso para una escena de bar monótona, como el comunismo y la guerra. La República Popular Federativa de Yugoslavia no fue el lugar más divertido o progresista. Los serbios adultos todavía recuerdan haber visto caer bombas todas las noches durante el feroz conflicto con la vecina Croacia. Y Serbia permanece fuera de la Unión Europea, lo que no acelera exactamente la evolución de su escena hotelera.

Pero cada vez más, con la ayuda de la asociación de Miladin, un tipo especial de barra está ayudando a redefinir lo que es posible. En un barrio bohemio de Belgrado llamado Skadarlija, una zona frondosa decorada con adoquines, cafés modernos y llamativos, se encuentra el Bar Central, considerado por la mayoría como el mejor bar de cócteles de la ciudad. Es donde encontrarás camareros elegantemente vestidos detrás de un banco de herramientas, tinturas y frascos que contienen cosas como puntas de rosas deshidratadas.

Miladin es dueño de Bar Central, junto con el vicepresidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, Zoran Perić, y las opciones de bebidas son más complicadas que el negro o el amarillo. Aproximadamente 500 creaciones están disponibles en una noche determinada, solo con más de 20 variaciones de Negroni.

“Bar Central es donde puedes encontrar los mejores cócteles de la ciudad”, escribe la crítica de cócteles Jasmina Kanuric para Culture Trip. "Numerosos premios confirman su estatus, así como las multitudes que se reúnen [allí] todas las noches".

Pero Bar Central es más que un bar. Es una escuela de cócteles en funcionamiento. Docenas de bartenders más nuevos entrenan en la mitad trasera de las instalaciones y detrás del palo, estudiando los principios del servicio, tomando pruebas de recetas, desarrollando acrobacias con botellas de "estilo" y practicando tallado en hielo. Entonces tienen la oportunidad de poner en juego sus habilidades y recetas.

"Apoyamos las tendencias que nos rodean, pero las mantenemos únicas y personales", dice Miladin. "Es un proceso, y nuestros mejores bartenders tienen la última palabra, pero nuestros bartenders más jóvenes te dirán que es verdaderamente colaborativo y colectivo".

Más de 120 estudiantes asisten anualmente, principalmente de Serbia, pero también de Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Croacia. Más de 2.000 personas se han graduado, obteniendo el diploma internacional certificado por la Asociación Internacional de Bartenders de la única organización serbia calificada para otorgarlo.

“Aprender de Instagram e Internet es una cosa”, dice Perić. "Con materiales frente a ti [para] una clase magistral, es algo diferente".

Miladin y Perić lanzaron el lugar después de que Perić pasó años en Londres dominando el arte de los bares, eventualmente presidiendo el Gremio de Bartenders del Reino Unido y dándose cuenta de que había un vacío para ese tipo de organización impulsada por la formación y la creación de redes en su país natal. Se ha convertido en embajador de la marca Suntory, que con frecuencia lo lleva a Japón, donde se ha enamorado de los aderezos, herramientas y técnicas de la región.

“Queríamos invertir en el futuro de la industria”, dice Perić. “Y es importante para nosotros que los bartenders que comienzan y trabajan por un salario puedan mirarnos y decir: 'Los bartenders son dueños de nuestro bar. Lo están haciendo. Puedo hacerlo tambien.'"

La Asociación de Bartenders de Serbia también envía a sus estudiantes destacados a concursos en todo el mundo. Su mayor victoria hasta la fecha llegó cuando Janošević Miloš obtuvo el primer lugar en la categoría Bartenders ’Choice en el Campeonato Mundial de Cócteles 2016 en Tokio. Más recientemente, Danilo Trifunović representó a Serbia y Bar Central en la competencia de flairtending de 2019 Zante Flair Open en Zakynthos, Grecia.

Si bien Perić lamenta las ofertas predecibles en los bares serbios: "No quiero nombrar ninguna marca, pero cuando vas al 80% de los bares en Belgrado, tienes el mismo proveedor", lo ve como un incentivo adicional para perfeccionar su juego. . "Hay una audiencia a la que le gustan las cosas nuevas y diferentes", dice. “Queremos traer más productos premium, diferentes ingredientes, más calidad que cantidad. Todo está mejorando: velocidad, calidad, demanda, tendencias. La gente está comprobando lo que está pasando ".

Miladin es optimista sobre la construcción de su éxito. Bar Central está planeando nuevos talleres con conferenciantes invitados de todo el continente, creando una base de datos de sus graduados que ahora trabajan en todo el mundo, desarrollando un menú sin azúcar, profundizando su lista de ginebra y programando concursos de coctelería locales.

"Creemos que el mundo de los cócteles ofrece la experiencia de beber más impresionante", dice Miladin. "Y ese Bar Central es el próximo mejor lugar de cócteles para visitar en Europa".


Un bar para camareros que está cambiando la forma en que One Country bebe

Damir Miladin, presidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, describe la era de los cócteles que reinó durante mucho tiempo en su país de manera sucinta: "negro o amarillo", como en Rum & amp Coke o Scotch & amp Soda.

Había razones de peso para una escena de bar monótona, como el comunismo y la guerra. La República Popular Federativa de Yugoslavia no fue el lugar más divertido o progresista. Los serbios adultos todavía recuerdan haber visto caer bombas todas las noches durante el feroz conflicto con la vecina Croacia. Y Serbia permanece fuera de la Unión Europea, lo que no acelera exactamente la evolución de su escena hotelera.

Pero cada vez más, con la ayuda de la asociación de Miladin, un tipo especial de barra está ayudando a redefinir lo que es posible. En un barrio bohemio de Belgrado llamado Skadarlija, una zona frondosa decorada con adoquines, cafés modernos y llamativos arte callejero, se encuentra el Bar Central, considerado por la mayoría como el mejor bar de cócteles de la ciudad. Es donde encontrarás camareros elegantemente vestidos detrás de un banco de herramientas, tinturas y frascos que contienen cosas como puntas de rosas deshidratadas.

Miladin es dueño de Bar Central, junto con el vicepresidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, Zoran Perić, y las opciones de bebidas son más complicadas que el negro o el amarillo. Aproximadamente 500 creaciones están disponibles en una noche determinada, solo con más de 20 variaciones de Negroni.

“Bar Central es donde puedes encontrar los mejores cócteles de la ciudad”, escribe la crítica de cócteles Jasmina Kanuric para Culture Trip. "Numerosos premios confirman su estatus, así como las multitudes que se reúnen [allí] todas las noches".

Pero Bar Central es más que un bar. Es una escuela de cócteles en funcionamiento. Docenas de bartenders más nuevos entrenan en la mitad trasera de las instalaciones y detrás del palo, estudiando los principios del servicio, tomando pruebas de recetas, desarrollando acrobacias con botellas de "estilo" y practicando tallado en hielo. Entonces tienen la oportunidad de poner en juego sus habilidades y recetas.

“Apoyamos las tendencias que nos rodean, pero las mantenemos únicas y personales”, dice Miladin. "Es un proceso, y nuestros mejores bartenders tienen la última palabra, pero nuestros bartenders más jóvenes te dirán que es verdaderamente colaborativo y colectivo".

Más de 120 estudiantes asisten anualmente, principalmente de Serbia, pero también de Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Croacia. Más de 2.000 personas se han graduado, obteniendo el diploma internacional certificado por la Asociación Internacional de Bartenders de la única organización serbia calificada para otorgarlo.

"Aprender de Instagram e Internet es una cosa", dice Perić. "Con materiales frente a ti [para] una clase magistral, es algo diferente".

Miladin y Perić lanzaron el lugar después de que Perić pasó años en Londres dominando el arte de los bares, eventualmente presidiendo el Gremio de Bartenders del Reino Unido y dándose cuenta de que había un vacío para ese tipo de organización impulsada por la formación y la creación de redes en su país natal. Se ha convertido en embajador de la marca Suntory, que con frecuencia lo lleva a Japón, donde se ha enamorado de las guarniciones, herramientas y técnicas de la región.

“Queríamos invertir en el futuro de la industria”, dice Perić. “Y es importante para nosotros que los bartenders que empiezan y trabajan por un salario puedan mirarnos y decir: 'Los bartenders son dueños de nuestro bar. Lo están haciendo. Puedo hacerlo tambien.'"

La Asociación de Bartenders de Serbia también envía a sus estudiantes destacados a concursos en todo el mundo. Su mayor victoria hasta la fecha llegó cuando Janošević Miloš obtuvo el primer lugar en la categoría Bartenders ’Choice en el Campeonato Mundial de Cócteles 2016 en Tokio. Más recientemente, Danilo Trifunović representó a Serbia y Bar Central en la competencia de flairtending de 2019 Zante Flair Open en Zakynthos, Grecia.

Si bien Perić lamenta las ofertas predecibles en los bares serbios: "No quiero nombrar ninguna marca, pero cuando vas al 80% de los bares en Belgrado, tienes el mismo proveedor", lo ve como un incentivo adicional para perfeccionar su juego. . "Hay una audiencia a la que le gustan las cosas nuevas y diferentes", dice. “Queremos traer más productos premium, diferentes ingredientes, más calidad que cantidad. Todo está mejorando: velocidad, calidad, demanda, tendencias. La gente está comprobando lo que está pasando ".

Miladin es optimista sobre la construcción de su éxito. Bar Central está planeando nuevos talleres con conferenciantes invitados de todo el continente, creando una base de datos de sus graduados que ahora trabajan en todo el mundo, desarrollando un menú sin azúcar, profundizando su lista de ginebra y programando concursos de coctelería locales.

“Creemos que el mundo de los cócteles ofrece la experiencia de beber más impresionante”, dice Miladin. "Y ese Bar Central es el próximo mejor lugar de cócteles para visitar en Europa".


Un bar para camareros que está cambiando la forma en que One Country bebe

Damir Miladin, presidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, describe la era de los cócteles que reinó durante mucho tiempo en su país de manera sucinta: "negro o amarillo", como en Rum & amp Coke o Scotch & amp Soda.

Había razones de peso para una escena de bar monótona, como el comunismo y la guerra. La República Popular Federativa de Yugoslavia no fue el lugar más divertido o progresista. Los serbios adultos todavía recuerdan haber visto caer bombas todas las noches durante el feroz conflicto con la vecina Croacia. Y Serbia permanece fuera de la Unión Europea, lo que no acelera exactamente la evolución de su escena hotelera.

Pero cada vez más, con la ayuda de la asociación de Miladin, un tipo especial de barra está ayudando a redefinir lo que es posible. En un barrio bohemio de Belgrado llamado Skadarlija, una zona frondosa decorada con adoquines, cafés modernos y llamativos, se encuentra el Bar Central, considerado por la mayoría como el mejor bar de cócteles de la ciudad. Es donde encontrarás camareros elegantemente vestidos detrás de un banco de herramientas, tinturas y frascos que contienen cosas como puntas de rosas deshidratadas.

Miladin es dueño de Bar Central, junto con el vicepresidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, Zoran Perić, y las opciones de bebidas son más complicadas que el negro o el amarillo. Aproximadamente 500 creaciones están disponibles en una noche determinada, solo con más de 20 variaciones de Negroni.

“Bar Central es donde puedes encontrar los mejores cócteles de la ciudad”, escribe la crítica de cócteles Jasmina Kanuric para Culture Trip. “Numerosos premios confirman su estatus, así como las multitudes que se reúnen [allí] todas las noches”.

Pero Bar Central es más que un bar. Es una escuela de cócteles en funcionamiento. Docenas de bartenders más nuevos se entrenan en la mitad trasera de las instalaciones y detrás del palo, estudiando los principios del servicio, tomando pruebas de recetas, desarrollando acrobacias con botellas de "estilo" y practicando tallado en hielo. Entonces tienen la oportunidad de poner en juego sus habilidades y recetas.

“Apoyamos las tendencias que nos rodean, pero las mantenemos únicas y personales”, dice Miladin. "Es un proceso, y nuestros mejores bartenders tienen la última palabra, pero nuestros bartenders más jóvenes te dirán que es verdaderamente colaborativo y colectivo".

Más de 120 estudiantes asisten anualmente, principalmente de Serbia, pero también de Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Croacia. Más de 2.000 personas se han graduado, obteniendo el diploma internacional certificado por la Asociación Internacional de Bartenders de la única organización serbia calificada para otorgarlo.

“Aprender de Instagram e Internet es una cosa”, dice Perić. "Con materiales frente a ti [para] una clase magistral, es algo diferente".

Miladin y Perić lanzaron el lugar después de que Perić pasó años en Londres dominando el oficio de bar, eventualmente presidiendo el Gremio de Bartenders del Reino Unido y dándose cuenta de que había un vacío para ese tipo de organización impulsada por la formación y la creación de redes en su país natal. Se ha convertido en embajador de la marca Suntory, que con frecuencia lo lleva a Japón, donde se ha enamorado de las guarniciones, herramientas y técnicas de la región.

“Queríamos invertir en el futuro de la industria”, dice Perić. “Y es importante para nosotros que los bartenders que empiezan y trabajan por un salario puedan mirarnos y decir: 'Los bartenders son dueños de nuestro bar. Lo están haciendo. Puedo hacerlo tambien.'"

La Asociación de Bartenders de Serbia también envía a sus estudiantes destacados a concursos en todo el mundo. Su mayor victoria hasta la fecha llegó cuando Janošević Miloš obtuvo el primer lugar en la categoría Bartenders ’Choice en el Campeonato Mundial de Cócteles 2016 en Tokio. Más recientemente, Danilo Trifunović representó a Serbia y Bar Central en la competencia de flairtending de 2019 Zante Flair Open en Zakynthos, Grecia.

Si bien Perić lamenta las ofertas predecibles en los bares serbios: "No quiero nombrar ninguna marca, pero cuando vas al 80% de los bares en Belgrado, tienes el mismo proveedor", lo ve como un incentivo adicional para perfeccionar su juego. . "Hay una audiencia a la que le gustan las cosas nuevas y diferentes", dice. “Queremos traer más productos premium, diferentes ingredientes, más calidad que cantidad. Todo está mejorando: velocidad, calidad, demanda, tendencias. La gente está comprobando lo que está pasando ".

Miladin es optimista sobre la construcción de su éxito. Bar Central está planeando nuevos talleres con conferenciantes invitados de todo el continente, creando una base de datos de sus graduados que ahora trabajan en todo el mundo, desarrollando un menú sin azúcar, profundizando su lista de ginebra y programando concursos de coctelería locales.

"Creemos que el mundo de los cócteles ofrece la experiencia de beber más impresionante", dice Miladin. "Y ese Bar Central es el próximo mejor lugar de cócteles para visitar en Europa".


Un bar para camareros que está cambiando la forma en que One Country bebe

Damir Miladin, presidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, describe la era de los cócteles que reinó durante mucho tiempo en su país de manera sucinta: "negro o amarillo", como en Rum & amp Coke o Scotch & amp Soda.

Había razones de peso para una escena de bar monótona, como el comunismo y la guerra. La República Popular Federativa de Yugoslavia no fue el lugar más divertido o progresista. Los serbios adultos todavía recuerdan haber visto caer bombas todas las noches durante el feroz conflicto con la vecina Croacia. Y Serbia permanece fuera de la Unión Europea, lo que no acelera exactamente la evolución de su escena hotelera.

Pero cada vez más, con la ayuda de la asociación de Miladin, un tipo especial de barra está ayudando a redefinir lo que es posible. En un barrio bohemio de Belgrado llamado Skadarlija, una zona frondosa decorada con adoquines, cafés modernos y llamativos, se encuentra el Bar Central, considerado por la mayoría como el mejor bar de cócteles de la ciudad. Es donde encontrarás camareros elegantemente vestidos detrás de un banco de herramientas, tinturas y frascos que contienen cosas como puntas de rosas deshidratadas.

Miladin es dueño de Bar Central, junto con el vicepresidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, Zoran Perić, y las opciones de bebidas son más complicadas que el negro o el amarillo. Aproximadamente 500 creaciones están disponibles en una noche determinada, solo con más de 20 variaciones de Negroni.

“Bar Central es donde puedes encontrar los mejores cócteles de la ciudad”, escribe la crítica de cócteles Jasmina Kanuric para Culture Trip. "Numerosos premios confirman su estatus, así como las multitudes que se reúnen [allí] todas las noches".

Pero Bar Central es más que un bar. Es una escuela de cócteles en funcionamiento. Docenas de bartenders más nuevos se entrenan en la mitad trasera de las instalaciones y detrás del palo, estudiando los principios del servicio, tomando pruebas de recetas, desarrollando acrobacias con botellas de "estilo" y practicando tallado en hielo. Entonces tienen la oportunidad de poner en juego sus habilidades y recetas.

“Apoyamos las tendencias que nos rodean, pero las mantenemos únicas y personales”, dice Miladin. "Es un proceso, y nuestros mejores bartenders tienen la última palabra, pero nuestros bartenders más jóvenes te dirán que es verdaderamente colaborativo y colectivo".

Más de 120 estudiantes asisten anualmente, principalmente de Serbia, pero también de Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Croacia. Más de 2.000 personas se han graduado, obteniendo el diploma internacional certificado por la Asociación Internacional de Bartenders de la única organización serbia calificada para otorgarlo.

"Aprender de Instagram e Internet es una cosa", dice Perić. "Con materiales frente a ti [para] una clase magistral, es algo diferente".

Miladin y Perić lanzaron el lugar después de que Perić pasó años en Londres dominando el arte de los bares, eventualmente presidiendo el Gremio de Bartenders del Reino Unido y dándose cuenta de que había un vacío para ese tipo de organización impulsada por la formación y la creación de redes en su país natal. Se ha convertido en embajador de la marca Suntory, que con frecuencia lo lleva a Japón, donde se ha enamorado de los aderezos, herramientas y técnicas de la región.

“Queríamos invertir en el futuro de la industria”, dice Perić. “Y es importante para nosotros que los bartenders que comienzan y trabajan por un salario puedan mirarnos y decir: 'Los bartenders son dueños de nuestro bar. Lo están haciendo. Puedo hacerlo tambien.'"

La Asociación de Bartenders de Serbia también envía a sus estudiantes destacados a concursos en todo el mundo. Su mayor victoria hasta la fecha llegó cuando Janošević Miloš obtuvo el primer lugar en la categoría Bartenders ’Choice en el Campeonato Mundial de Cócteles 2016 en Tokio. Más recientemente, Danilo Trifunović representó a Serbia y Bar Central en la competencia de flairtending de 2019 Zante Flair Open en Zakynthos, Grecia.

Si bien Perić lamenta las ofertas predecibles en los bares serbios: "No quiero nombrar ninguna marca, pero cuando vas al 80% de los bares en Belgrado, tienes el mismo proveedor", lo ve como un incentivo adicional para perfeccionar su juego. . "Hay una audiencia a la que le gustan las cosas nuevas y diferentes", dice. “Queremos traer más productos premium, diferentes ingredientes, más calidad que cantidad. Todo está mejorando: velocidad, calidad, demanda, tendencias. La gente está comprobando lo que está pasando ".

Miladin es optimista sobre la construcción de su éxito. Bar Central está planeando nuevos talleres con conferenciantes invitados de todo el continente, creando una base de datos de sus graduados que ahora trabajan en todo el mundo, desarrollando un menú sin azúcar, profundizando su lista de ginebra y programando concursos de coctelería locales.

"Creemos que el mundo de los cócteles ofrece la experiencia de beber más impresionante", dice Miladin. "Y ese Bar Central es el próximo mejor lugar de cócteles para visitar en Europa".


Un bar para camareros que está cambiando la forma en que One Country bebe

Damir Miladin, presidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, describe la era de los cócteles que reinó durante mucho tiempo en su país de manera sucinta: "negro o amarillo", como en Rum & amp Coke o Scotch & amp Soda.

Había razones de peso para una escena de bar monótona, como el comunismo y la guerra. La República Popular Federativa de Yugoslavia no fue el lugar más divertido o progresista. Los serbios adultos todavía recuerdan haber visto caer bombas todas las noches durante el feroz conflicto con la vecina Croacia. Y Serbia permanece fuera de la Unión Europea, lo que no acelera exactamente la evolución de su escena hotelera.

Pero cada vez más, con la ayuda de la asociación de Miladin, un tipo especial de barra está ayudando a redefinir lo que es posible. En un barrio bohemio de Belgrado llamado Skadarlija, una zona frondosa decorada con adoquines, cafés modernos y llamativos arte callejero, se encuentra el Bar Central, considerado por la mayoría como el mejor bar de cócteles de la ciudad. Es donde encontrarás camareros elegantemente vestidos detrás de un banco de herramientas, tinturas y frascos que contienen cosas como puntas de rosas deshidratadas.

Miladin es propietario de Bar Central, junto con el vicepresidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, Zoran Perić, y las opciones de bebidas son más complicadas que el negro o el amarillo. Aproximadamente 500 creaciones están disponibles en una noche determinada, solo con más de 20 variaciones de Negroni.

“Bar Central es donde puedes encontrar los mejores cócteles de la ciudad”, escribe la crítica de cócteles Jasmina Kanuric para Culture Trip. "Numerosos premios confirman su estatus, así como las multitudes que se reúnen [allí] todas las noches".

Pero Bar Central es más que un bar. Es una escuela de cócteles en funcionamiento. Docenas de bartenders más nuevos se entrenan en la mitad trasera de las instalaciones y detrás del palo, estudiando los principios del servicio, tomando pruebas de recetas, desarrollando acrobacias con botellas de "estilo" y practicando tallado en hielo. Entonces tienen la oportunidad de poner en juego sus habilidades y recetas.

"Apoyamos las tendencias que nos rodean, pero las mantenemos únicas y personales", dice Miladin. "Es un proceso, y nuestros mejores bartenders tienen la última palabra, pero nuestros bartenders más jóvenes te dirán que es verdaderamente colaborativo y colectivo".

Más de 120 estudiantes asisten anualmente, principalmente de Serbia, pero también de Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Croacia. Más de 2.000 personas se han graduado, obteniendo el diploma internacional certificado por la Asociación Internacional de Bartenders de la única organización serbia calificada para otorgarlo.

"Aprender de Instagram e Internet es una cosa", dice Perić. "Con materiales frente a ti [para] una clase magistral, es algo diferente".

Miladin y Perić lanzaron el lugar después de que Perić pasó años en Londres dominando el oficio de bar, eventualmente presidiendo el Gremio de Bartenders del Reino Unido y dándose cuenta de que había un vacío para ese tipo de organización impulsada por la formación y la creación de redes en su país natal. Se ha convertido en embajador de la marca Suntory, que con frecuencia lo lleva a Japón, donde se ha enamorado de los aderezos, herramientas y técnicas de la región.

“Queríamos invertir en el futuro de la industria”, dice Perić. “Y es importante para nosotros que los bartenders que empiezan y trabajan por un salario puedan mirarnos y decir: 'Los bartenders son dueños de nuestro bar. Lo están haciendo. Puedo hacerlo tambien.'"

La Asociación de Bartenders de Serbia también envía a sus estudiantes destacados a concursos en todo el mundo. Su mayor victoria hasta la fecha llegó cuando Janošević Miloš obtuvo el primer lugar en la categoría Bartenders ’Choice en el Campeonato Mundial de Cócteles 2016 en Tokio. Más recientemente, Danilo Trifunović representó a Serbia y Bar Central en la competencia de flairtending de 2019 Zante Flair Open en Zakynthos, Grecia.

Si bien Perić lamenta las ofertas predecibles en los bares serbios: "No quiero nombrar ninguna marca, pero cuando vas al 80% de los bares en Belgrado, tienes el mismo proveedor", lo ve como un incentivo adicional para perfeccionar su juego. . "Hay una audiencia a la que le gustan las cosas nuevas y diferentes", dice. “Queremos traer más productos premium, diferentes ingredientes, más calidad que cantidad. Todo está mejorando: velocidad, calidad, demanda, tendencias. La gente está comprobando lo que está pasando ".

Miladin es optimista sobre la construcción de su éxito. Bar Central está planeando nuevos talleres con conferenciantes invitados de todo el continente, creando una base de datos de sus graduados que ahora trabajan en todo el mundo, desarrollando un menú sin azúcar, profundizando su lista de ginebra y programando concursos de coctelería locales.

"Creemos que el mundo de los cócteles ofrece la experiencia de beber más impresionante", dice Miladin. "Y ese Bar Central es el próximo mejor lugar de cócteles para visitar en Europa".


Un bar para camareros que está cambiando la forma en que One Country bebe

Damir Miladin, presidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, describe la era de los cócteles que reinó durante mucho tiempo en su país de manera sucinta: "negro o amarillo", como en Rum & amp Coke o Scotch & amp Soda.

Había razones de peso para una escena de bar monótona, como el comunismo y la guerra. La República Popular Federativa de Yugoslavia no fue el lugar más divertido o progresista. Los serbios adultos todavía recuerdan haber visto caer bombas todas las noches durante el feroz conflicto con la vecina Croacia. Y Serbia permanece fuera de la Unión Europea, lo que no acelera exactamente la evolución de su escena hotelera.

Pero cada vez más, con la ayuda de la asociación de Miladin, un tipo especial de barra está ayudando a redefinir lo que es posible. En un barrio bohemio de Belgrado llamado Skadarlija, una zona frondosa decorada con adoquines, cafés modernos y llamativos, se encuentra el Bar Central, considerado por la mayoría como el mejor bar de cócteles de la ciudad. Es donde encontrarás camareros elegantemente vestidos detrás de un banco de herramientas, tinturas y frascos que contienen cosas como puntas de rosas deshidratadas.

Miladin es dueño de Bar Central, junto con el vicepresidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, Zoran Perić, y las opciones de bebidas son más complicadas que el negro o el amarillo. Aproximadamente 500 creaciones están disponibles en una noche determinada, solo con más de 20 variaciones de Negroni.

“Bar Central es donde puedes encontrar los mejores cócteles de la ciudad”, escribe la crítica de cócteles Jasmina Kanuric para Culture Trip. "Numerosos premios confirman su estatus, así como las multitudes que se reúnen [allí] todas las noches".

Pero Bar Central es más que un bar. Es una escuela de cócteles en funcionamiento. Docenas de bartenders más nuevos entrenan en la mitad trasera de las instalaciones y detrás del palo, estudiando los principios del servicio, tomando pruebas de recetas, desarrollando acrobacias con botellas de "estilo" y practicando tallado en hielo. Entonces tienen la oportunidad de poner en juego sus habilidades y recetas.

“Apoyamos las tendencias que nos rodean, pero las mantenemos únicas y personales”, dice Miladin. "Es un proceso, y nuestros mejores bartenders tienen la última palabra, pero nuestros bartenders más jóvenes te dirán que es verdaderamente colaborativo y colectivo".

Más de 120 estudiantes asisten anualmente, principalmente de Serbia, pero también de Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Croacia. Más de 2.000 personas se han graduado, obteniendo el diploma internacional certificado por la Asociación Internacional de Bartenders de la única organización serbia calificada para otorgarlo.

"Aprender de Instagram e Internet es una cosa", dice Perić. "Con materiales frente a ti [para] una clase magistral, es algo diferente".

Miladin y Perić lanzaron el lugar después de que Perić pasó años en Londres dominando el arte de los bares, eventualmente presidiendo el Gremio de Bartenders del Reino Unido y dándose cuenta de que había un vacío para ese tipo de organización impulsada por la formación y la creación de redes en su país natal. Se ha convertido en embajador de la marca Suntory, que con frecuencia lo lleva a Japón, donde se ha enamorado de los aderezos, herramientas y técnicas de la región.

“Queríamos invertir en el futuro de la industria”, dice Perić. “Y es importante para nosotros que los bartenders que comienzan y trabajan por un salario puedan mirarnos y decir: 'Los bartenders son dueños de nuestro bar. Lo están haciendo. Puedo hacerlo tambien.'"

La Asociación de Bartenders de Serbia también envía a sus estudiantes destacados a concursos en todo el mundo. Su mayor victoria hasta la fecha llegó cuando Janošević Miloš obtuvo el primer lugar en la categoría Bartenders ’Choice en el Campeonato Mundial de Cócteles 2016 en Tokio. Más recientemente, Danilo Trifunović representó a Serbia y Bar Central en la competencia de flairtending de 2019 Zante Flair Open en Zakynthos, Grecia.

Si bien Perić lamenta las ofertas predecibles en los bares serbios: "No quiero nombrar ninguna marca, pero cuando vas al 80% de los bares en Belgrado, tienes el mismo proveedor", lo ve como un incentivo adicional para perfeccionar su juego. . "Hay una audiencia a la que le gustan las cosas nuevas y diferentes", dice. “Queremos traer más productos premium, diferentes ingredientes, más calidad que cantidad. Todo está mejorando: velocidad, calidad, demanda, tendencias. La gente está comprobando lo que está pasando ".

Miladin es optimista sobre la construcción de su éxito. Bar Central está planeando nuevos talleres con conferenciantes invitados de todo el continente, creando una base de datos de sus graduados que ahora trabajan en todo el mundo, desarrollando un menú sin azúcar, profundizando su lista de ginebra y programando concursos de coctelería locales.

"Creemos que el mundo de los cócteles ofrece la experiencia de beber más impresionante", dice Miladin. "Y ese Bar Central es el próximo mejor lugar de cócteles para visitar en Europa".


Un bar para camareros que está cambiando la forma en que One Country bebe

Damir Miladin, presidente de la Asociación de Bartenders de Serbia, describe la era de los cócteles que reinó durante mucho tiempo en su país de manera sucinta: "negro o amarillo", como en Rum & amp Coke o Scotch & amp Soda.

Había razones de peso para una escena de bar monótona, como el comunismo y la guerra. La República Popular Federativa de Yugoslavia no fue el lugar más divertido o progresista. Los serbios adultos todavía recuerdan haber visto caer bombas todas las noches durante el feroz conflicto con la vecina Croacia. Y Serbia permanece fuera de la Unión Europea, lo que no acelera exactamente la evolución de su escena hotelera.

Pero cada vez más, con la ayuda de la asociación de Miladin, un tipo especial de barra está ayudando a redefinir lo que es posible. In a bohemian Belgrade neighborhood called Skadarlija, a leafy area appointed with cobblestones, funky-cool cafés and striking street art, sits Bar Central, considered by most the best cocktail bar in the city. It’s where you’ll find sharply dressed bartenders behind a bank of tools, tinctures and jars holding things like dehydrated rose tips.

Miladin owns Bar Central, along with Bartenders’ Association of Serbia vice president Zoran Perić, and the drink choices are more complicated than black or yellow. Roughly 500 creations are available on any given night, with more than 20 Negroni variations alone.

“Bar Central is where you can find the best cocktails in the city,” cocktail critic Jasmina Kanuric writes for Culture Trip. “Numerous awards confirm their status, as well as crowds gathering [there] every night.”

But Bar Central is more than a bar. It’s a working cocktail college. Dozens of newer bartenders train in the back half of the facility and behind the stick, studying service principles, taking on recipe tests, developing “flair” bottle acrobatics and practicing ice carving. Then they have the opportunity to put their skills, and recipes, in play upfront.

“We support trends around us but keep it unique and personal,” says Miladin. “It’s a process, and our top bartenders get final say, but our younger bartenders will tell you it’s truly collaborative and collective.”

More than 120 students attend annually, largely from Serbia, but also Bosnia and Herzegovina, Macedonia, Montenegro and Croatia. More than 2,000 people have graduated, earning the international diploma certified by the International Bartenders Association from the only Serbian organization qualified to bestow it.

“Learning off Instagram and the internet is one thing,” says Perić. “With materials in front of you [for] a master class, it’s a different thing.”

Miladin and Perić launched the venue after Perić spent years in London mastering the bar craft, eventually chairing the United Kingdom Bartenders Guild and realizing there was a vacuum for that sort of training- and networking-driven organization in his native country. He has gone on to become a brand ambassador for Suntory, which frequently takes him to Japan, where he has fallen for the region’s garnishes, tools and techniques.

“We wanted to invest in the future of the industry,” says Perić. “And it’s important to us that bartenders starting out and working for a wage can look at us and say, ’Bartenders own our bar. They’re doing it. I can do it too.’”

The Bartenders’ Association of Serbia also sends its standout students to competitions around the world. Its biggest win to date came when Janošević Miloš took first place in the Bartenders’ Choice category at the 2016 World Cocktail Championships in Tokyo. More recently, Danilo Trifunović represented Serbia and Bar Central at the 2019 “flairtending” competition Zante Flair Open in Zakynthos, Greece.

While Perić bemoans the predictable offerings at Serbian bars—“I don’t want to name any brands, but when you go to 80% of bars in Belgrade, you have the same supplier”—he sees it as added incentive to hone their game. “There’s an audience that likes new, different things,” he says. “We want to bring more premium products, different ingredients, more quality than quantity. Everything is picking up: speed, quality, demand, trends. People are checking what’s going on.”

Miladin is bullish about building on their success. Bar Central is planning new workshops featuring guest lecturers from across the continent, building out a database of its graduates now working around the world, developing a sugar-free menu, deepening its gin list and scheduling local bartending competitions.

“We believe the world of cocktails offers the most impressive drinking experience,” says Miladin. “And that Bar Central is the next top cocktail place to visit in Europe.”


A Bar for Bartenders That’s Changing the Way One Country Drinks

Damir Miladin, the president of the Bartenders’ Association of Serbia, describes the cocktail era that long reigned in his country succinctly: “black or yellow”—as in Rum & Coke or Scotch & Soda.

There were weighty reasons for a humdrum bar scene, like communism and war. The Federal People’s Republic of Yugoslavia wasn’t the most fun or progressive place. Adult Serbians still remember watching bombs fall on a nightly basis during the vicious conflict with neighboring Croatia. And Serbia remains out of the European Union, which doesn’t exactly accelerate the evolution of its hospitality scene.

But more and more, with an assist from Miladin’s association, a special sort of bar is helping redefine what’s possible. In a bohemian Belgrade neighborhood called Skadarlija, a leafy area appointed with cobblestones, funky-cool cafés and striking street art, sits Bar Central, considered by most the best cocktail bar in the city. It’s where you’ll find sharply dressed bartenders behind a bank of tools, tinctures and jars holding things like dehydrated rose tips.

Miladin owns Bar Central, along with Bartenders’ Association of Serbia vice president Zoran Perić, and the drink choices are more complicated than black or yellow. Roughly 500 creations are available on any given night, with more than 20 Negroni variations alone.

“Bar Central is where you can find the best cocktails in the city,” cocktail critic Jasmina Kanuric writes for Culture Trip. “Numerous awards confirm their status, as well as crowds gathering [there] every night.”

But Bar Central is more than a bar. It’s a working cocktail college. Dozens of newer bartenders train in the back half of the facility and behind the stick, studying service principles, taking on recipe tests, developing “flair” bottle acrobatics and practicing ice carving. Then they have the opportunity to put their skills, and recipes, in play upfront.

“We support trends around us but keep it unique and personal,” says Miladin. “It’s a process, and our top bartenders get final say, but our younger bartenders will tell you it’s truly collaborative and collective.”

More than 120 students attend annually, largely from Serbia, but also Bosnia and Herzegovina, Macedonia, Montenegro and Croatia. More than 2,000 people have graduated, earning the international diploma certified by the International Bartenders Association from the only Serbian organization qualified to bestow it.

“Learning off Instagram and the internet is one thing,” says Perić. “With materials in front of you [for] a master class, it’s a different thing.”

Miladin and Perić launched the venue after Perić spent years in London mastering the bar craft, eventually chairing the United Kingdom Bartenders Guild and realizing there was a vacuum for that sort of training- and networking-driven organization in his native country. He has gone on to become a brand ambassador for Suntory, which frequently takes him to Japan, where he has fallen for the region’s garnishes, tools and techniques.

“We wanted to invest in the future of the industry,” says Perić. “And it’s important to us that bartenders starting out and working for a wage can look at us and say, ’Bartenders own our bar. They’re doing it. I can do it too.’”

The Bartenders’ Association of Serbia also sends its standout students to competitions around the world. Its biggest win to date came when Janošević Miloš took first place in the Bartenders’ Choice category at the 2016 World Cocktail Championships in Tokyo. More recently, Danilo Trifunović represented Serbia and Bar Central at the 2019 “flairtending” competition Zante Flair Open in Zakynthos, Greece.

While Perić bemoans the predictable offerings at Serbian bars—“I don’t want to name any brands, but when you go to 80% of bars in Belgrade, you have the same supplier”—he sees it as added incentive to hone their game. “There’s an audience that likes new, different things,” he says. “We want to bring more premium products, different ingredients, more quality than quantity. Everything is picking up: speed, quality, demand, trends. People are checking what’s going on.”

Miladin is bullish about building on their success. Bar Central is planning new workshops featuring guest lecturers from across the continent, building out a database of its graduates now working around the world, developing a sugar-free menu, deepening its gin list and scheduling local bartending competitions.

“We believe the world of cocktails offers the most impressive drinking experience,” says Miladin. “And that Bar Central is the next top cocktail place to visit in Europe.”


A Bar for Bartenders That’s Changing the Way One Country Drinks

Damir Miladin, the president of the Bartenders’ Association of Serbia, describes the cocktail era that long reigned in his country succinctly: “black or yellow”—as in Rum & Coke or Scotch & Soda.

There were weighty reasons for a humdrum bar scene, like communism and war. The Federal People’s Republic of Yugoslavia wasn’t the most fun or progressive place. Adult Serbians still remember watching bombs fall on a nightly basis during the vicious conflict with neighboring Croatia. And Serbia remains out of the European Union, which doesn’t exactly accelerate the evolution of its hospitality scene.

But more and more, with an assist from Miladin’s association, a special sort of bar is helping redefine what’s possible. In a bohemian Belgrade neighborhood called Skadarlija, a leafy area appointed with cobblestones, funky-cool cafés and striking street art, sits Bar Central, considered by most the best cocktail bar in the city. It’s where you’ll find sharply dressed bartenders behind a bank of tools, tinctures and jars holding things like dehydrated rose tips.

Miladin owns Bar Central, along with Bartenders’ Association of Serbia vice president Zoran Perić, and the drink choices are more complicated than black or yellow. Roughly 500 creations are available on any given night, with more than 20 Negroni variations alone.

“Bar Central is where you can find the best cocktails in the city,” cocktail critic Jasmina Kanuric writes for Culture Trip. “Numerous awards confirm their status, as well as crowds gathering [there] every night.”

But Bar Central is more than a bar. It’s a working cocktail college. Dozens of newer bartenders train in the back half of the facility and behind the stick, studying service principles, taking on recipe tests, developing “flair” bottle acrobatics and practicing ice carving. Then they have the opportunity to put their skills, and recipes, in play upfront.

“We support trends around us but keep it unique and personal,” says Miladin. “It’s a process, and our top bartenders get final say, but our younger bartenders will tell you it’s truly collaborative and collective.”

More than 120 students attend annually, largely from Serbia, but also Bosnia and Herzegovina, Macedonia, Montenegro and Croatia. More than 2,000 people have graduated, earning the international diploma certified by the International Bartenders Association from the only Serbian organization qualified to bestow it.

“Learning off Instagram and the internet is one thing,” says Perić. “With materials in front of you [for] a master class, it’s a different thing.”

Miladin and Perić launched the venue after Perić spent years in London mastering the bar craft, eventually chairing the United Kingdom Bartenders Guild and realizing there was a vacuum for that sort of training- and networking-driven organization in his native country. He has gone on to become a brand ambassador for Suntory, which frequently takes him to Japan, where he has fallen for the region’s garnishes, tools and techniques.

“We wanted to invest in the future of the industry,” says Perić. “And it’s important to us that bartenders starting out and working for a wage can look at us and say, ’Bartenders own our bar. They’re doing it. I can do it too.’”

The Bartenders’ Association of Serbia also sends its standout students to competitions around the world. Its biggest win to date came when Janošević Miloš took first place in the Bartenders’ Choice category at the 2016 World Cocktail Championships in Tokyo. More recently, Danilo Trifunović represented Serbia and Bar Central at the 2019 “flairtending” competition Zante Flair Open in Zakynthos, Greece.

While Perić bemoans the predictable offerings at Serbian bars—“I don’t want to name any brands, but when you go to 80% of bars in Belgrade, you have the same supplier”—he sees it as added incentive to hone their game. “There’s an audience that likes new, different things,” he says. “We want to bring more premium products, different ingredients, more quality than quantity. Everything is picking up: speed, quality, demand, trends. People are checking what’s going on.”

Miladin is bullish about building on their success. Bar Central is planning new workshops featuring guest lecturers from across the continent, building out a database of its graduates now working around the world, developing a sugar-free menu, deepening its gin list and scheduling local bartending competitions.

“We believe the world of cocktails offers the most impressive drinking experience,” says Miladin. “And that Bar Central is the next top cocktail place to visit in Europe.”


A Bar for Bartenders That’s Changing the Way One Country Drinks

Damir Miladin, the president of the Bartenders’ Association of Serbia, describes the cocktail era that long reigned in his country succinctly: “black or yellow”—as in Rum & Coke or Scotch & Soda.

There were weighty reasons for a humdrum bar scene, like communism and war. The Federal People’s Republic of Yugoslavia wasn’t the most fun or progressive place. Adult Serbians still remember watching bombs fall on a nightly basis during the vicious conflict with neighboring Croatia. And Serbia remains out of the European Union, which doesn’t exactly accelerate the evolution of its hospitality scene.

But more and more, with an assist from Miladin’s association, a special sort of bar is helping redefine what’s possible. In a bohemian Belgrade neighborhood called Skadarlija, a leafy area appointed with cobblestones, funky-cool cafés and striking street art, sits Bar Central, considered by most the best cocktail bar in the city. It’s where you’ll find sharply dressed bartenders behind a bank of tools, tinctures and jars holding things like dehydrated rose tips.

Miladin owns Bar Central, along with Bartenders’ Association of Serbia vice president Zoran Perić, and the drink choices are more complicated than black or yellow. Roughly 500 creations are available on any given night, with more than 20 Negroni variations alone.

“Bar Central is where you can find the best cocktails in the city,” cocktail critic Jasmina Kanuric writes for Culture Trip. “Numerous awards confirm their status, as well as crowds gathering [there] every night.”

But Bar Central is more than a bar. It’s a working cocktail college. Dozens of newer bartenders train in the back half of the facility and behind the stick, studying service principles, taking on recipe tests, developing “flair” bottle acrobatics and practicing ice carving. Then they have the opportunity to put their skills, and recipes, in play upfront.

“We support trends around us but keep it unique and personal,” says Miladin. “It’s a process, and our top bartenders get final say, but our younger bartenders will tell you it’s truly collaborative and collective.”

More than 120 students attend annually, largely from Serbia, but also Bosnia and Herzegovina, Macedonia, Montenegro and Croatia. More than 2,000 people have graduated, earning the international diploma certified by the International Bartenders Association from the only Serbian organization qualified to bestow it.

“Learning off Instagram and the internet is one thing,” says Perić. “With materials in front of you [for] a master class, it’s a different thing.”

Miladin and Perić launched the venue after Perić spent years in London mastering the bar craft, eventually chairing the United Kingdom Bartenders Guild and realizing there was a vacuum for that sort of training- and networking-driven organization in his native country. He has gone on to become a brand ambassador for Suntory, which frequently takes him to Japan, where he has fallen for the region’s garnishes, tools and techniques.

“We wanted to invest in the future of the industry,” says Perić. “And it’s important to us that bartenders starting out and working for a wage can look at us and say, ’Bartenders own our bar. They’re doing it. I can do it too.’”

The Bartenders’ Association of Serbia also sends its standout students to competitions around the world. Its biggest win to date came when Janošević Miloš took first place in the Bartenders’ Choice category at the 2016 World Cocktail Championships in Tokyo. More recently, Danilo Trifunović represented Serbia and Bar Central at the 2019 “flairtending” competition Zante Flair Open in Zakynthos, Greece.

While Perić bemoans the predictable offerings at Serbian bars—“I don’t want to name any brands, but when you go to 80% of bars in Belgrade, you have the same supplier”—he sees it as added incentive to hone their game. “There’s an audience that likes new, different things,” he says. “We want to bring more premium products, different ingredients, more quality than quantity. Everything is picking up: speed, quality, demand, trends. People are checking what’s going on.”

Miladin is bullish about building on their success. Bar Central is planning new workshops featuring guest lecturers from across the continent, building out a database of its graduates now working around the world, developing a sugar-free menu, deepening its gin list and scheduling local bartending competitions.

“We believe the world of cocktails offers the most impressive drinking experience,” says Miladin. “And that Bar Central is the next top cocktail place to visit in Europe.”